viernes, 21 de enero de 2011

Como agua de manantiales.



En lo tiempos que vivimos,
más aún si es en ciudades,
no pueden brotar las coplas
como agua de manantiales.
Cambiaron tanto las cosas
que el progreso avasallante
se encargó de destruir
hermosuras naturales.

Por eso para hallar las musas
se buscará en otro temas,
que inciten a la inspiración
y muestren el derrotero
que permita la creación,
esa que el poeta requiere,
para volcar al papel
sus pensamientos sinceros.

El resultado … paisajes
con más cemento que flores,
con sonidos tan distintos
que por nada se parecen,
a trinos que traen los vientos,
o ríos donde las aguas cantan,
o cascadas musicales
que su encanto ya no ofrecen.

Se hace duro al trovador
hacer sus versos sensibles,
e inspirarlos en bellezas
que pocas ya quedan vivas.
Por eso la poesía para algunos
ya no es moda, ni sienten placer por ella,
más quien se aprecia poeta
siempre llevará las rimas con actitud muy altiva.

------------------------------------
Autor: Jorge Horacio Richino.

Todos los derechos reservados.
------------------------------------

Simultáneamente publicado en:

http://jorgerichino.galeon.com
http://citilove.blogcindario.com
http://escritordelaweb.blogspot.com
http://jorgerichino.webcindario.com
y otras páginas y ediciones del autor.
------------------------------------

No hay comentarios: