jueves, 25 de octubre de 2012

El Hogar de mis Festejos.


Por favor abre la puerta
que afuera el frío me hiere,
que en la calle todo es malo
y que el alma se me muere.

Por favor abre la puerta
para volverme a la vida,
y que me abrace el calor
que curará  mis heridas.

Por favor déjame entrar
al hogar de mis festejos,
a esa morada segura
donde el dolor queda lejos.

Por favor yo te lo ruego,
abrígame en tu guarida,
ese sitio donde encuentro
la calma de mis fatigas.

------------------------------------------
Autor: Jorge Horacio Richino

Todos los derechos reservados.
------------------------------------------

Poema simultáneamente publicado en:

y otras páginas web y blogs del autor.
-------------------------------------------

miércoles, 24 de octubre de 2012

Valores de la poesía.


En este mundo perverso
ya ni se puede soñar,
el que quieres te critica
y otros te dan a matar.

Muchos imbéciles dicen: (*)
“No hay valor en la poesía”.
Agregando que tal arte
es casi una porquería.

Qué sabrán estas personas
de volcar sus sentimientos,
trabajando con ahínco
para desgranarse en versos.

No escucharé sus infamias
ni me sumiré en la pena.
¡Y que Dios los acompañe
para ser gente más buena!

Volverse más razonable
ha de ser tarea intrincada,
y según pasan los años
la mente está más ajada.

No se puede pedir peras
al olmo, porque da sámaras.
No se puede esperar frutos
del que habla tanta falacia.

Y si alguna duda cabe
que escribo con desazón,
es porque me lastimaron
cuando hablaron sin razón.

Por último he de afirmar
que la poesía es eterna,
y que no habrá detractor
que logre desmerecerla.

------------------------------------------
Autor: Jorge Horacio Richino

Copyright - all rights reserved
------------------------------------------

Poema simultáneamente publicado en:

y otras páginas web y blogs del autor.
------------------------------------------

(*) Término que -tal vez- podría ser
aplicable a algún "comunicador
(argentino) de los medios"que insiste
con una teoría en contra de este
maravilloso arte.

------------------------------------------

martes, 23 de octubre de 2012

No me cuentes nada.



No me cuentes nada
...solamente calla,
guarda los secretos
que solos se escapan.

No me cuentes nada
...simplemente calla,
no turbes mi mente
con vagas palabras.

Deja que me quede
con todo lo bueno,
creyendo en la vida
…confiado, sereno.

Ser un inocente
que ama ser amado
...ver solo lo bello
que tu ser me ha dado.

------------------------------------------
Autor: Jorge Horacio Richino

Copyright - all rights reserved
------------------------------------------

Poema simultáneamente publicado en:

y otras páginas web y blogs del autor.
------------------------------------------

viernes, 12 de octubre de 2012

Nostálgicas leyendas.


Nostalgias hondas.


De antiguas leyendas
mi alma está llena
...llena de alegrías,
colmada de penas.

De antiguas leyendas
de tiempos vividos
...que guardan recuerdos
de amores perdidos.

De antiguas leyendas
de lazos creados
...sana y limpiamente
con seres que he amado.

De antiguas leyendas
que marcan su impronta
...dejando las huellas
de nostalgias hondas.

De antiguas leyendas
no me queda nada
...que excite mi mente, 
que me encienda en llamas.

-----------------------------------------------
Autor: Jorge Horacio Richino

Todos los derechos reservados
-----------------------------------------------

Poema simultáneamente publicado en:


------------------------------------------------


lunes, 8 de octubre de 2012

Intimidad y misterio.



Un cuento de Jorge Horacio Richino, "El escritor de la Web".

Dormido en el "Bar".

Un día lunes, feriado en mi país, razón por la que había poca gente en Buenos Aires; caminaba de regreso a mi casa luego de haber salido a recorrer un poco la calle y tomar un café por ahí para matar las horas.
Un cielo plomizo había pintado todo el día y en ese momento se hallaba casi al final de su transformación a oscuro.
En una de las esquinas de mi barrio hay un "Bar" que lo han inaugurado hace poco tiempo y que su estilo es como penumbroso. Tiene unas escasas luces blancas y el resto son de color rojo, dándole al ambiente un velado halo de intimidad y misterio. Cuando pasé por uno de sus laterales, que daba a la calle por donde yo circulaba, observé -como lo hago a menudo- hacia su interior. Me sorprendió un señor mayor, de aproximados 80 años, bien vestido, que se hallaba solo.
Cuando presté atención más detenidamente, pude observar que estaba con su cabeza inclinada hacia adelante, dormido casi sobre la mesa, en el centro del salón, que además estaba vacío.
Ese detalle despertó en mi la imaginación, comenzando a reflexionar sobre la supuesta vida de ese hombre; sobre las causas de que nadie lo acompañara; sobre las razones que lo habían llevado hasta ese bar y a esa situación que trazaba un marco de infinita soledad.
Por un instante me asaltó el impulso de entrar al local y preguntarle si precisaba algo, aunque no me pareció prudente ya que los empleados y el dueño del local estaban allí, detrás del mostrador, departiendo tranquilamente.
Seguí mi camino sin poder sacar de mi mente la idea que me había generado esa escena.
Muchas...pero muchas veces, después de una vida casi completa y de -seguramente- tantas luchas,  que depararon éxitos y fracasos, hay mucha gente que suele terminar así; sola; triste; aburrida y nostálgica.
Quizás no sea el caso de esa persona, pero la situación eso daba a entender.
Es el final de la vida; el que alguna vez suele llegar y uno nunca podrá conocer lo que le puede presentar el destino, o tal vez la sociedad moderna que hace que ya no existan tantas familias "eternas"; que se yo...miles de causas que en estos tiempos llevan a situaciones antes poco vistas y de tan cruda realidad, que son hoy cada día más comunes.
Me fui alejando despaciosamente de aquel lugar con una sensación de tristeza en el alma y con un, más que leve, temor de que algún día pueda volver a ver esa escena...pero que el protagonista de ella sea yo.



Autor: Jorge Horacio Richino. - Todos los derechos reservados.