viernes, 20 de noviembre de 2009

Un final con mil excusas.

.

Jamás me creí tu abrazo
y mucho menos tu beso;
aunque henchido de placer
y tal vez muy confundido,
me hice el tonto...el distraído
para gozar tu querer.

Fuí un celoso obsesionado
...un necio y un inmaduro,
que nunca estuvo seguro
de la hembra que llevaba
y por eso sospechaba
que se venía algo duro.

Un final con mil excusas
tan vanas como pueriles,
como ojivas de misiles
que asestaban en mi centro
y que llegaron, por cierto,
a mi corazón...ya muerto.

Aunque igual por muchos vicios
o falta de grandes virtudes;
la situación no la eludes
- cuando la mujer decide
que la cosa ha terminado -
y por más pasión que pongas
no la arreglas ni mamado.

---------------------------------------------------

Autor del poema: Jorge Horacio Richino

Todos los derechos reservados

---------------------------------------------------

Poema publicado simultáneamente en:

http://jorgerichino.galeon.com/
http://escritordelaweb.blogspot.com/
http://jorgerichino.webcindario.com/
y otros sitios y ediciones del autor.
---------------------------------------------------
.