domingo, 26 de enero de 2014

Retírate de mi soledad.


Apenas se cansen los tiempos
y se ausenten las palabras bellas...
Apenas se marche la fuerza
que amarra con brío tu vida a la mía...
Quedarme no quiero ni por un instante
en el vacío inerte de nuestra agonía.

Me costará asumirlo
cuando ello suceda...
Por eso quisiera que apagues tu el fuego
y mueran entonces las horas de luz;
llevando a cenizas el cuento olvidado 
y otra vez hundirme...en mi soledad, mi cruz.


Autor: Jorge Horacio Richino
Copyright
Todos los derechos reservados.