sábado, 12 de febrero de 2011

Los fulgores de Venus.



Recién caía la tarde
cuando me sorprendió el lucero,
luego se allegó la noche
cubriendo entero mi cielo.

Con mil chispas encendidas
como hechizos de alegría,
también apareció la estrella
que hoy es ni norte y mi guía.

Son los fulgores de Venus
que me llenan de energía,
que pueden consolar el alma
y dar sentido a mi vida.

Aliento que tenaz se imprime
con bríos que su luz irradia,
vigor que se va filtrando
sin reparos de mi aura.

---------------------------------
Autor: Jorge Horacio Richino.

Todos los derechos reservados.
---------------------------------

Poema simultáneamente publicado en:

http://jorgerichino.galeon.com
http://escritordelaweb.blogspot.com
http://jorgerichino.blogspot.com
http://poesiasalazar.blogspot.com
http://jorgerichino.webcindario.com
y otras páginas y ediciones del autor.
----------------------------------