lunes, 26 de agosto de 2019

SENSACIÓN






El mundo no tiene sentido,
es esa la sensación.
Alguien se fue
y me dejó en verdadera soledad.

Ya no tiene gracia contemplar una flor
ni mirar las blancas nubes en el cielo,
porque ahora desconozco la razón de mi existir.

No se siente nada
... esa nada que duele,
que me quita todo entusiasmo
y no sé hacia donde correr.

Y me veo con lágrimas asomadas a los ojos
cuando no solía llorar nunca
... cuando no me permitía otorgar ningún perdón.

Entonces me doy cuenta que tenía un alma
... un alma que no sabía manejar los sentimientos
y de pronto algo me muestra que puedo sentir
... pero ya no me sirve.

Sufriré con cada objeto o cosa que pase por mis manos
porque me acordaré de ti...
y también sufriré
cuando no pueda compartir, mentalmente, alguna alegría cotidiana
... ante el inimaginable dolor de tu ausencia, ya eterna.




Jorge Horacio Richino
Copyright



ME PIERDO EN LA PENA






Como una chispa de luz asoma a mi alma
el recuerdo de tu imagen que me azora;
de pronto se enciende o se apaga, a toda hora,
por no dejar que mi espíritu esté en calma.

Desgarradora y mordaz melancolía
la que retumba en mis sienes, insistente
y que al avance del tiempo, lentamente
alcanzará a hacerme daño en su porfía.

Momentos desiertos que nada los llena
y un silencio que no anuncia tu retorno;
floto en lo incierto, por todo me trastorno
y hundido en las sombras me pierdo en la pena.




Jorge Horacio Richino
Copyright



MELODÍAS NOCTURNAS




Melodía, suave suenas
para traer dulce calma
aligerándome el alma
en la noche de mis penas.

Recurso de "un servidor"
para encontrar el descanso
cuando el cielo es negro manto
y ya agotó su fulgor.

Y hallar en ella el camino
cuyo final es el sueño,
que intenta encontrar risueño
como cualquier peregrino.

Peregrino que en la calma
de soledad errabunda,
en la tormenta profunda
busca proteger el alma.

Música que bien me arropas
te tengo siempre conmigo,
contigo no hay enemigos
si me abrazas con tus notas. 




Jorge Horacio Richino
Copyright

ESTRELLA LEJANA




Como si estuvieras ahora conmigo,
como si el tiempo no se hubiera marchado;
siempre vive en mi tu recuerdo añorado,
para regalarme tu luz y tu abrigo.

Con esa sonrisa dulce y luminosa
que sólo insinuarla otorgaba alegría
y que aún conservas en tu lejanía
cual tierno regalo de tu boca hermosa.

Otra vez recorro lugares comunes
intentando hurgar en tu cripta sellada,
que el rayo del tiempo dejó sepultada
y ya ni se aspira tu suave perfume.

Maldita la muerte y detestable el tiempo
que quiebran la vida de seres amados,
dejando nostalgias que ya son pasado
y un grito que queda flotando en el viento.

Luna no te ocultes tras la nube gris,
Sol no te sumerjas en el horizonte,
lloren luz y fuego... mas luego remonten
a cielos opacos de turbio matiz.



Jorge Horacio Richino
Copyright

¡TE QUIERO!... ¡QUEREME!





Te quiero invariablemente,
llevo tu amor en el alma
y me abrazo a la nostalgia
de poder tenerte siempre.

Tu vida es mi beneficio
pues sin ti no soy feliz;
eres mi tronco y raíz,
mi luz y todo mi juicio.

Como brillante lucero
a mi vida la iluminas,
cual estrella peregrina
que cumple su derrotero.

Eres la paz y los sueños
y el amor que va prendido
a mi pecho adolorido
si no se siente tu dueño.

Mi noble sombra vital,
fuente que mi sed apaga
cuando mis fuerzas acaban
o me entristece algún mal.

Eres mi carta cabal,
mi talismán de la suerte,
por eso te quiero a muerte
... mi dulce estrella final.



Jorge Horacio Richino
Copyright