miércoles, 28 de agosto de 2019

PURO INSTINTO




Suele pasar la vida dulcemente
cuando el placer se encuentra de visita;
el alma vuela, el corazón palpita
y nos invade la paz súbitamente
apenas el espíritu se excita.

Es entonces allí cuando volamos
dejando atrás los malos pensamientos
e inmersos en un plácido momento,
en el punto febril que nos amamos,
nos podemos librar del sufrimiento.

Vivir en ese estado eternamente
es trascender a la vida infinita…
alejando el temor que nos habita.
¡Vale entonces disfrutar plácidamente
de buen sexo, cuando el amor lo incita!




Jorge Horacio Richino
Copyright

DULCE SUEÑO




Amor, si te tuviera tan lejana
mis naves quemaría por tenerte
e invocaría a una diosa pagana
por el deseo de volver a verte.

No han de ser mis palabras cosas vanas
ni insensatos delirios de mi mente,
es el amor que puede con mis ganas
y el son del corazón que no me miente.

De tu boca deseo febrilmente
los dulces besos que encumbran mi genio
en magia de tu amor efervescente.

El cielo abordaría con empeño
con tan sólo el afán de poseerte
y sentirte en mis brazos… ¡Dulce sueño!




Jorge Horacio Richino
Copyright

Imágenes: "Google imágenes"

FATALIDAD Y PREMONICIONES (Relato).




Corría el año 1927 en la tranquila ciudad de Buenos Aires, cuando una mujer “Rosa Gaggero” atravesaba la puerta de su casa con destino al Almacén de comestibles del asturiano “Arguelles”, en el barrio de Almagro, pero hubo algo que la hizo regresar inmediatamente a su domicilio. Serían aproximadamente las 19:45 horas de una noche fresca y serena de una primavera no muy templada.
De pronto, al acercarse al cordón de la vereda y al punto de poner un pié en la calle desde donde los adoquines ya desprendían reflejos de las luces públicas recién encendidas, vio correr por el cordón un pequeño barquito de papel, de color rojo, el que seguramente habría modelado algún niño humilde que se entretenía con juegos tan sencillos como botar esas frágiles navecillas en las aguas que corren y terminan en las alcantarillas de alguna esquina.
Entró con gritos de espanto, atemorizando a su hermana Teresa y desparramando con sus atropellados pies las cuatro macetas con geranios y malvones que adornaban la entrada a la casa.
¿Qué pasa Rosa?... Preguntó Teresa, al tiempo que trataba de calmarla.
Mas Rosa gritaba desesperada, Francesca, Francesca!
Teresa preguntó: ¿Qué le ocurre a Francesca, qué tiene? ¡Di algo, por Dios!
Rosa llorando expresó: Sé que se hundió el “Principessa Mafalda”, lo vi con mis propios ojos. No sé, tal vez una premonición, pero no me equivoco vi hundirse ese barco y sabes que allí viene nuestra querida amiga de la infancia. ¡Francesca... Francesca... !
Cálmate y cuenta un poco. ¿Cómo es que lo sabes Rosa?
Un barquito de papel que vi venir arrastrado por el agua que va a la alcantarilla, de pronto dio un giro y se deshizo delante de mis ojos, y en mi mente se presentó otra imagen, la del transatlántico hundiéndose en  mar abierto.
Amanecido el 28 de octubre de 1927, los periódicos confirmaban el hundimiento de la insigne nave a las 19:00 horas del día anterior y la lista de tripulantes y pasajeros rescatados y fallecidos. Se trataba de un total de 1261 personas, de las cuales 429 perecieron, y fue justamente frente a las costas de Brasil, muy cerca de Porto Seguro, su destino final debía ser el puerto de Buenos Aires.
Noventa travesías había realizado el inmenso y ultra lujoso navío, entre Italia y el puerto de Buenos Aires. Sus viajes solían ir con numerosos argentinos que, en aquellas épocas se permitían pasar sus vacaciones en Europa y hasta darse el lujo de llevar una vaca en el barco a fin de tener leche bien fresca para sus hijos, y en su retorno, el vapor lo hacía con miles de inmigrantes –en su mayoría italianos- que venían a “hacer la América”, como era común decir entonces.
Francesca pereció ahogada en el naufragio y Rosa Gallero la lloró hasta el día de su propia muerte. Era la amiga dilecta… Como una hermana más.
A Rosa se la escuchaba decir a diario: ¡Querida Francesca, querida Francesca! ¡Oh Dios!... Y, agregar además, pensar que también Carlitos (por Gardel) había viajado en dicho buque, el año anterior a la tragedia.
¿Recuerdas Teresa? ¡Podría haber muerto el Zorzal!
Pero además de esta visión, Rosa, tuvo otras premoniciones y presintió la horrible muerte de la Principessa Mafalda María Elisabetta Anna Romana di Savoia, en cuyo honor la Compañía de “Navigazione Generale Italiana Societá Riunite Florio & Rubatino” había bautizado al vapor con su nombre.
Hay que reparar en lo que significan, en oportunidades, los infortunios del destino, al tener en cuenta que la “pobre” y hermosa inspiradora del nombre de este desafortunado navío, también encontró una muerte atroz a los escasos 41 años de edad, y fue casualmente un día 27 en el  campo de concentración de Buchenwald, ya que Hitler la hizo arrestar junto a su marido, a causa de lo que consideró como la “traición” de Víctor Manuel III rey de Italia (padre de Mafalda).
Fue confinada a la barraca nº 15, llamado el "barracón de aislamiento", oculto en medio de un inmenso bosque un tanto alejado del campo de concentración propiamente dicho.
El 24 de agosto de 1944 se produjo un bombardeo por aviones de las tropas aliadas y la Principessa resultó muy gravemente herida.
Hubo intentos de salvar su vida, pero al ser atendida fuera de tiempo, murió desangrada tres días después.
Algunas personas no creen que hay mentes capaces de anticipar en su pensamiento hechos futuros a partir de la interpretación de ciertos indicios o señales, o solamente  por simple intuición, lo cierto es que esta gente existe.
 Sé muy bien lo que cuento, pues conocí demasiado a Rosa Gaggero, ya que muy estrechos lazos me unían a ella.



Jorge Horacio Richino
Copyright


EL DUENDE DEL BARCO ENCALLADO (Relato)




Una tarde de cielo plomizo, nos vimos de pronto parados en la orilla del mar.
El aire arrastraba consigo la melancólica bruma que con fuerza llegaba hasta nosotros, cargada de insondables misterios marinos deseando salir de las sombras del océano.
Recuerdo que habíamos tomado un sinuoso camino que nos llevó desde la ciudad de Necochea hacia Costa Bonita, una localidad muy cercana.
A pesar del destemplado día y del tiempo tormentoso, que amenazaba inminente lluvia, dentro del automóvil disfrutábamos el paseo mientras escuchábamos música y observábamos la naturaleza un tanto umbría, a nuestro alrededor.
El asfalto era bastante defectuoso y mal trazado, por lo que circulábamos a escasa velocidad, además con curvas y contra curvas que hacían más complicado el conducir.
De pronto divisamos un poblado de pequeñas y sencillas casas y decidimos parar y descender del vehículo para acercarnos a la costa, a unos escasos metros.
El terreno era escarpado, aunque con algunos rellanos que nos permitieron poner pie en suelo firme y acercarnos hasta el agua.
Queríamos observar desde más cerca el esqueleto de un barco encallado, que ya desde el coche habíamos avistado al tomar una curva durante el trayecto.
El navío se encontraba levemente inclinado hacia un lado y permanecía incrustado en las piedras de esa rocosa y bravía costa.
Mientras las olas castigaban con violencia esa dantesca estructura -especialmente en ese día sin Sol y con un viento frío y penetrante- ellas no podían hacer mella en él, en tanto dejaban ver su herrumbrada estructura al volver el mar hacia atrás.
Quedamos impresionados ante semejante espectáculo con visos de tenebrosidad y llegué a decirle a mi pareja: - Algo nos está uniendo con este barco, no se exactamente qué es, pero siento una extraña relación con algo o con alguna vibración muy fuerte en el ambiente.
Distraídos por unos instantes del cuadro que nos mostraba el mar y el escorado navío, nos pusimos a juntar caracolas que nos sorprendieron por su tamaño, y algunas ramitas de raras formas disecadas por el yodo y los rayos del astro rey, objetos que íbamos guardando dentro de una bolsita de plástico.
Felices de estar juntos e influenciados, tal vez, por la soledad y misterio del entorno, nos besamos abrazándonos muy fuerte. ¡Hermoso momento!
Comenzaba a oscurecer y el viento estaba cada vez más intenso, por lo que decidimos emprender el regreso a la balnearia y turística ciudad de Necochea.
No despedimos con otra mirada a la misteriosa figura del Barco, siempre azotada por enormes olas que al golpear se multiplicaban en pequeñas gotitas que llegaban a alcanzarnos como suave lluvia.
Ya en el vehículo y camino a nuestro destino, sentí la sensación de que algún alma circundaba los hierros retorcidos del pesquero encallado, pero no dije nada al respecto, pues no era común en nosotros creer en cosas sobrenaturales o milagrosas.
En realidad no sé por qué pensé en ello, es que siento una atracción muy grande y mucha tristeza cuando veo un siniestro marítimo, y desconozco por que razón me ocurre ésto.
Llegamos tarde a la ciudad y así como estábamos, sin antes pasar por nuestro departamento, buscamos un lugar para cenar.
Era en otoño de 1996 y estábamos allí por una cuestión laboral encargada por la empresa donde yo cumplía tareas, me acompañaba mi pareja Beatriz.
No fue fácil encontrar un restaurante abierto a esas horas, sin embargo frente al puerto vimos que uno tenía las luces encendidas y nos dirigimos hacia él. Un señor mayor nos atendió, soy el propietario nos dijo; a lo que seguidamente advirtió: El local está a exclusiva disponibilidad para ustedes, tomen asiento.
Nos pusimos a conversar con el dueño, quien nos mencionó que su esposa e hijo estaban por razones familiares en Buenos Aires y que él estaba ya casi por cerrar, pues no siendo temporada turística el trabajo es muy escaso.
Luego de titubear sobre que podríamos comer, el caballero expresó:
- Déjenlo en mis manos, les voy a hacer preparar un arroz con calamares especial y luego me cuentan el resultado.
Pedimos una botella de vino tinto y aguardamos un largo rato nuestra cena, mientras tanto untábamos unas ricas tostadas con un preparado especial, muy rico, que nos había dejado el patrón, en un generoso recipiente.
Por fin llegó la comida, de aroma espectacular y que decir del placer de haberla degustado. No dejamos nada.
Contento el dueño, se acercó a preguntarnos los resultados y nos ofreció un café a cargo de la casa.
Aceptamos gustosos y surgió una charla.
Le contábamos de nuestro paseo y del misterioso barco encallado, cuando se le transfiguró la cara y se le pusieron brillantes los ojos.
- Qué pasa, preguntó Beatriz?
- Mire señora, es una historia muy triste.
Fue hace dieciséis años, mi hermano era marino y además en su tiempo en tierra oficiaba de cocinero en este negocio y la realidad es que falleció a consecuencia de ese naufragio. Para ser sincero les cuento que la mayoría de sus tripulantes fueron rescatados, incluso mi querido hermano. Pero a consecuencia del disgusto y la tragedia, falleció a los pocos días de un ataque cardíaco. Fueron tan intensos los momentos de terror que tuvo que pasar que su corazón no lo pudo soportar.
- Oh Dios, exclamé por lo bajo y pregunté: ¿Y él, estaba casado?
- Si, justamente mi cuñada lo reemplaza en la cocina de este local y fue ella quien les preparó este rico plato, exquisitez de la casa y creación de mi nunca olvidado y adorado hermano.
Nos quedamos fríos y no pudimos agregar mucho más que dar unas palabras de consuelo y así nos retiramos a nuestro departamento, ambos mudos dentro del automóvil.
Llegamos y aún sin casi pronunciar palabras, nos dispusimos a mirar las caracolas y objetos que habíamos recogido de la playa.
De pronto le digo a Beatriz: ¿Ésto... lo levantaste tú?
- Creo que sí, respondió.
Era una cucharita totalmente oxidada pero su diseño y tamaño era igual a la de nuestras tazas de café de aquella noche y curiosamente llevaba una inscripción similar en su mango, donde se podía leer P-III. No lo podíamos creer. Tanta coincidencia nos apabulló y nos dejó absolutamente mudos por unos instantes.
Al no entender que estaba ocurriendo, nos fuimos a dormir muy confundidos e impresionados.
Pero de esa historia me quedó una cábalo, y a partir de entonces dispuse que la cucharita fuera mi amuleto de la suerte y cada vez que viajo a algún sitio la llevo conmigo.


Jorge Horacio Richino
Copyright

Referencias: Año 1980 - Embarcación "Pesquera III"
Pesquero argentino botado en el año 1970.
Pertenecía a una serie de quince unidades, todas llamdas CUTTER y numeradas del I al XV, construidas para Cuba, en los astilleros Rosslauer Schiffverft o Elbenwerften B / R, de Rosslau, Alemania Oriental.
Su número de matrícula era 4946.
Sus dimensiones en metros eran: 37,70 x 8,22 x 5,49; Calado: 3,47 metros.
Tenía un registro grueso de 338 toneladas y un porte bruto de 236 toneladas.
En la década del 70 fue vendido a Pesquera Galván S. A., de Puerto Galván y rebautizado PESQUERA III.
El 29 de Abril de 1980, mientras estaba fondeado en la rada de Necochea, es embestido por el buque CARIBEA y vara a 1.500 metros al Norte de la boca del Puerto.
Pérdida Constructiva Total.
Fuente: www.necocheamiciudad.com



Jorge Horacio Richino
Copyright

lunes, 26 de agosto de 2019

SENSACIÓN






El mundo no tiene sentido,
es esa la sensación.
Alguien se fue
y me dejó en verdadera soledad.

Ya no tiene gracia contemplar una flor
ni mirar las blancas nubes en el cielo,
porque ahora desconozco la razón de mi existir.

No se siente nada
... esa nada que duele,
que me quita todo entusiasmo
y no sé hacia donde correr.

Y me veo con lágrimas asomadas a los ojos
cuando no solía llorar nunca
... cuando no me permitía otorgar ningún perdón.

Entonces me doy cuenta que tenía un alma
... un alma que no sabía manejar los sentimientos
y de pronto algo me muestra que puedo sentir
... pero ya no me sirve.

Sufriré con cada objeto o cosa que pase por mis manos
porque me acordaré de ti...
y también sufriré
cuando no pueda compartir, mentalmente, alguna alegría cotidiana
... ante el inimaginable dolor de tu ausencia, ya eterna.




Jorge Horacio Richino
Copyright



ME PIERDO EN LA PENA






Como una chispa de luz asoma a mi alma
el recuerdo de tu imagen que me azora;
de pronto se enciende o se apaga, a toda hora,
por no dejar que mi espíritu esté en calma.

Desgarradora y mordaz melancolía
la que retumba en mis sienes, insistente
y que al avance del tiempo, lentamente
alcanzará a hacerme daño en su porfía.

Momentos desiertos que nada los llena
y un silencio que no anuncia tu retorno;
floto en lo incierto, por todo me trastorno
y hundido en las sombras me pierdo en la pena.




Jorge Horacio Richino
Copyright



MELODÍAS NOCTURNAS




Melodía, suave suenas
para traer dulce calma
aligerándome el alma
en la noche de mis penas.

Recurso de "un servidor"
para encontrar el descanso
cuando el cielo es negro manto
y ya agotó su fulgor.

Y hallar en ella el camino
cuyo final es el sueño,
que intenta encontrar risueño
como cualquier peregrino.

Peregrino que en la calma
de soledad errabunda,
en la tormenta profunda
busca proteger el alma.

Música que bien me arropas
te tengo siempre conmigo,
contigo no hay enemigos
si me abrazas con tus notas. 




Jorge Horacio Richino
Copyright

ESTRELLA LEJANA




Como si estuvieras ahora conmigo,
como si el tiempo no se hubiera marchado;
siempre vive en mi tu recuerdo añorado,
para regalarme tu luz y tu abrigo.

Con esa sonrisa dulce y luminosa
que sólo insinuarla otorgaba alegría
y que aún conservas en tu lejanía
cual tierno regalo de tu boca hermosa.

Otra vez recorro lugares comunes
intentando hurgar en tu cripta sellada,
que el rayo del tiempo dejó sepultada
y ya ni se aspira tu suave perfume.

Maldita la muerte y detestable el tiempo
que quiebran la vida de seres amados,
dejando nostalgias que ya son pasado
y un grito que queda flotando en el viento.

Luna no te ocultes tras la nube gris,
Sol no te sumerjas en el horizonte,
lloren luz y fuego... mas luego remonten
a cielos opacos de turbio matiz.



Jorge Horacio Richino
Copyright

¡TE QUIERO!... ¡QUEREME!





Te quiero invariablemente,
llevo tu amor en el alma
y me abrazo a la nostalgia
de poder tenerte siempre.

Tu vida es mi beneficio
pues sin ti no soy feliz;
eres mi tronco y raíz,
mi luz y todo mi juicio.

Como brillante lucero
a mi vida la iluminas,
cual estrella peregrina
que cumple su derrotero.

Eres la paz y los sueños
y el amor que va prendido
a mi pecho adolorido
si no se siente tu dueño.

Mi noble sombra vital,
fuente que mi sed apaga
cuando mis fuerzas acaban
o me entristece algún mal.

Eres mi carta cabal,
mi talismán de la suerte,
por eso te quiero a muerte
... mi dulce estrella final.



Jorge Horacio Richino
Copyright


lunes, 19 de agosto de 2019

PERDIDO



Cayó una lágrima
inundando la angustia
que dormía indolente
frente al abstracto presagio 
que comenzaba a asomar.


Fue como látigo sin piedad
que azota la piel desnuda
y la troza en jirones.


Como el mismo diluvio
que agitó la Tierra
o la borrasca en la remota montaña.


Secuestradas sonrisas
quedaron cautivas por siempre,
cuando el gesto y la mente
se tornaron adustos
en la búsqueda 
de un refugio inexistente.


Y una paz sin bandera
agitó para siempre
la fantasiosa estabilidad
que perdió el equilibrio
... mientras caía una lágrima
inundando su mundo.





Jorge Horacio Richino
Copyright

domingo, 28 de julio de 2019

FRAGMENTOS







Recuerdos muy atrapados
encerrados en mi mente
son los testigos presentes
de un tiempo nunca olvidado.

Un tiempo que nunca pasa
ni se borra de un soplido
y aunque se le busque olvido
con mayor fuerza te abraza.

Memorias de tiempos idos
y nostalgias a granel
que retornan en tropel
recordando lo vivido.

Son el sagrado tesoro
que guardo en mi pensamiento
y que alguna vez el tiempo
hilvanó con hilos de oro.

Son trocitos de nostalgia
que me atrapan en tristeza
o fragmentos de belleza
que me alimentan el alma.




Jorge Horacio Richino

Copyright.

lunes, 22 de julio de 2019

SANTA CECILIA DE ROMA - Sonetillo con estrambote






Las musas están perdidas
culpa de Santa Cecilia,
tal vez le tengan envidia
a la virgen tan querida.

Culpa de Santa Cecilia
me dejaron boquiabierto
tomando un camino incierto,
por lo que estoy en vigilia.

Dolidas están las musas
ante tamaña presencia
es por ello que se excusan.

Me ocultan sus eminencias
y acompañarme rehúsan
haciendo valer su ausencia.

-
Vuelvan pronto,
no podré esperar en vano
con papel y pluma en mano.

---
Jorge Horacio Richino
Copyright

FATALIDAD Y PREMONICIONES - Relato








Corría el año 1927 en la tranquila ciudad de Buenos Aires, cuando una mujer “Rosa Gaggero” atravesaba la puerta de su casa con destino al Almacén de comestibles del asturiano “Arguelles”, en el barrio de Almagro, pero hubo algo que la hizo regresar inmediatamente a su domicilio. Serían aproximadamente las 19:45 horas de una noche fresca y serena de una primavera no muy templada. 
De pronto, al acercarse al cordón de la vereda y al punto de poner un pié en la calle desde donde los adoquines ya desprendían reflejos de las luces públicas recién encendidas, vio correr por el cordón un pequeño barquito de papel, de color rojo, el que seguramente habría modelado algún niño humilde que se entretenía con juegos tan sencillos como botar esas frágiles navecillas en las aguas que corren y terminan en las alcantarillas de alguna esquina.
Entró con gritos de espanto, atemorizando a su hermana Teresa y desparramando con sus atropellados pies las cuatro macetas con geranios y malvones que adornaban la entrada a la casa.
¿Qué pasa Rosa?... Preguntó Teresa, al tiempo que trataba de calmarla.
Mas Rosa gritaba desesperada, Francesca, Francesca!
Teresa preguntó: ¿Qué le ocurre a Francesca, qué tiene? ¡Di algo, por Dios!
Rosa llorando expresó: Sé que se hundió el “Principessa Mafalda”, lo vi con mis propios ojos. No sé, tal vez una premonición, pero no me equivoco vi hundirse ese barco y sabes que allí viene nuestra querida amiga de la infancia. ¡Francesca... Francesca... !
Cálmate y cuenta un poco. ¿Cómo es que lo sabes Rosa? 
Un barquito de papel que vi venir arrastrado por el agua que va a la alcantarilla, de pronto dio un giro y se deshizo delante de mis ojos, y en mi mente se presentó otra imagen, la del transatlántico hundiéndose en  mar abierto.
Amanecido el 28 de octubre de 1927, los periódicos confirmaban el hundimiento de la insigne nave a las 19:00 horas del día anterior y la lista de tripulantes y pasajeros rescatados y fallecidos. Se trataba de un total de 1261 personas, de las cuales 429 perecieron, y fue justamente frente a las costas de Brasil, muy cerca de Porto Seguro, su destino final debía ser el puerto de Buenos Aires.
Noventa travesías había realizado el inmenso y ultra lujoso navío, entre Italia y el puerto de Buenos Aires. Sus viajes solían ir con numerosos argentinos que, en aquellas épocas se permitían pasar sus vacaciones en Europa y hasta darse el lujo de llevar una vaca en el barco a fin de tener leche bien fresca para sus hijos, y en su retorno, el vapor lo hacía con miles de inmigrantes –en su mayoría italianos- que venían a “hacer la América”, como era común decir entonces.
Francesca pereció ahogada en el naufragio y Rosa Gallero la lloró hasta el día de su propia muerte. Era la amiga dilecta… Como una hermana más. 
A Rosa se la escuchaba decir a diario: ¡Querida Francesca, querida Francesca! ¡Oh Dios!... Y, agregar además, pensar que también Carlitos (por Gardel) había viajado en dicho buque, el año anterior a la tragedia.
¿Recuerdas Teresa? ¡Podría haber muerto el Zorzal!
Pero además de esta visión, Rosa, tuvo otras premoniciones y presintió la horrible muerte de la Principessa Mafalda María Elisabetta Anna Romana di Savoia, en cuyo honor la Compañía de “Navigazione Generale Italiana Societá Riunite Florio & Rubatino” había bautizado al vapor con su nombre.
Hay que reparar en lo que significan, en oportunidades, los infortunios del destino, al tener en cuenta que la “pobre” y hermosa inspiradora del nombre de este desafortunado navío, también encontró una muerte atroz a los escasos 41 años de edad, y fue casualmente un día 27 en el  campo de concentración de Buchenwald, ya que Hitler la hizo arrestar junto a su marido, a causa de lo que consideró como la “traición” de Víctor Manuel III rey de Italia (padre de Mafalda).
Fue confinada a la barraca nº 15, llamado el "barracón de aislamiento", oculto en medio de un inmenso bosque un tanto alejado del campo de concentración propiamente dicho. 
El 24 de agosto de 1944 se produjo un bombardeo por aviones de las tropas aliadas y la Principessa resultó muy gravemente herida.
Hubo intentos de salvar su vida, pero al ser atendida fuera de tiempo, murió desangrada tres días después.
Algunas personas no creen que hay mentes capaces de anticipar en su pensamiento hechos futuros a partir de la interpretación de ciertos indicios o señales, o solamente  por simple intuición, lo cierto es que esta gente existe.
 Sé muy bien lo que cuento, pues conocí demasiado a Rosa Gaggero, ya que muy estrechos lazos me unían a ella.




Jorge Horacio Richino

Copyright

Imágenes: Google


LONTANA PRINCIPESSA





Protegida por arcos triunfales
más allá de las aguas azules,
la princesa cubierta de tules
se atavía con versos geniales.

Suave alma que se proclama al mundo
en mágicas estrofas virtuales,
sus sentires vuelca magistrales
puro amor de su verbo fecundo.

¡Princesa, que lejana te encuentras!
 por ello es que me mata la pena
… dura causa que mi alma lamenta.

¿Podrá al fin cesar esta condena?
Mientras sólo tu voz me alimenta
yo pretendo abrazar tu alma buena.





Jorge Horacio Richino
Copyright
Imagen: "Principessa Mafalda" - Google

VERSOS A LA LUNA




Esa luna caprichosa
parece nos está espiando,
porque se muestra celosa
cuando yo te estoy besando.

Cuando tus labios de fuego
me abrasan intensamente,
yo sólo a la luna ruego
se oculte en forma prudente.

Que no entorpezca el vibrar
de nuestras almas amantes,
que ella ya lo tiene al sol
y su amor grande… tan grande.

Ay lunita caprichosa
nos brindas tu luz tan bella,
y aunque eres muy afectuosa
... déjanos con las estrellas.




Jorge Horacio Richino
Copyright

AFERRADA A MI MENTE






Intento no recordarte
por sacarte de mi mente,
más aunque quiero olvidarte
siempre estás ahí presente.

Regresas constantemente
para mostrar tu retrato
y me recuerdas tu nombre
que yo alejo de inmediato.

Reprimo mis pensamientos
para escapar del ayer
y a pesar que pasa el tiempo
no dejas de aparecer.

Imposible no evocarte
aunque intente lo contrario
… te alejo de mi memoria,
mas te presentas a diario.





Jorge Horacio Richino
Copyright


domingo, 16 de junio de 2019

CINE DE BARRIO





Aquellos días de cine
gentes a plena emoción
llenaban su corazón
esquivándole al derroche,
mirando cualquier función
… matinée, vermouth o noche.

Posados en sus butacas
y al lado de otros sentados
o quizás también parados
más con ojos bien atentos,
parecían embobados
… a prima facie, contentos.

Comenzado ya el rodaje
 entraba en marcha la acción
y sin mayor dilación
todos cerraban el pico
a excepción de algún borrico
mal educado y bufón…

… Que no paraba de hablar
mientras la gente chistaba
y por demás se enojaba
armándose flor de interna,
y así el acomodador
encendía la linterna.

Un chispazo de repente
en la pantalla se vio
pues la cinta se cortó
y en un febril pataleo
el público enardeció.
¡Oh Dios Santo que jaleo!

No faltaba algún guarango
que al toque abría un paquete
todo lleno de panqueques
que en su boca se metía
... mientras hablaba comía
con asqueroso deleite.

Cuántas cosas que pasaban
en esas raras funciones
y a pesar de situaciones
sumamente bochornosas,
hoy las guardo como hermosas
y me llenan de emociones.




Jorge Horacio Richino
Copyright