domingo, 2 de noviembre de 2014

A veces quisiera que fueras humana.



Te miro y me digo "que estoy aquí haciendo"
y no me respondes siquiera con gestos.
Te tengo dispuesta para frecuentarte
pero será en vano, no has de conformarme.

Son días aciagos de encierro y hastío,
son años que llevo de mil desvaríos.
Me aturdo en la noche, pierdo la cordura,
me asola la angustia de esta desventura.

De repente un hilo surca mi razón
y envía un anuncio que impulsa mis dedos;
oprimo tus teclas, con fuerza, con ansias,
retomo la calma...gano la confianza.

Voy así alternando momentos distintos
que cubren mis horas y azoran mi mente,
y otra vez volvemos a estar frente a frente
y sigues callada...siempre indiferente.

-----------------------------------------------------
Autor: Jorge Horacio Richino

Todos los derechos reservados.
-----------------------------------------------------

No hay comentarios: