sábado, 7 de enero de 2012

El amor sepultado (Poema).





Anegado mi cuerpo de sangre ardiente
se estremecía mi corazón sin tu presencia,
mientras la pena me desgarraba el alma
al no sobreponerme por tu ausencia.

La densa bruma sepultaba mi amor
que vagaba desolado en un mar de angustias,
y la soledad se apoderaba de mi ser
arrojándome al infierno de las ánimas mustias.

Yo que daba crédito a tus fervientes promesas
-pese a presentir que quizá no eran ciertas-
me fui dejando llevar por arrebato
sin siquiera imaginarme que tal vez mintieras.

De aquel -supuesto amor- ya nada espero
porque tus pasos se quedaron allá lejos,
y hay un triste recuerdo que no aflora
ni deseos tiene ... de resurgir en versos.

De todo aquello guardé una triste historia
que apenas alcanza para venirse en penas;
quedando en un tiempo ... lejano, perdido,
que tal vez mencione en algún poema.

-------------------------------------------
Autor: Jorge Horacio Richino Verdaguer

Todos los derechos reservados.
-------------------------------------------

Poema simultáneamente publicado en:

-------------------------------------------

No hay comentarios: